¿Cómo desarrollar ambientes laborales inclusivos?

Nota sobre la inclusión en las organizaciones
martes 6 noviembre, 2018 •

341

Lecturas

Una fuerza laboral diversa e inclusiva es crítica para el éxito empresarial.

Para las organizaciones que en la actualidad quieren ser competitivas, crear ambientes laborales inclusivos se ha vuelto crítico para el éxito empresarial. Para esto, la diversidad, la inclusión y la equidad son pilares fundamentales de una estrategia que puede llegar a brindar muchos beneficios, como diferenciarse de otros competidores, atraer y retener al mejor talento humano, y generar una mayor intención de compra.
Partamos de la premisa que, las sociedades premiamos a quienes genuinamente ayudan a transformarlas en un mejor lugar para vivir. El problema es que muchas organizaciones que están dispuestas a crear ambientes de trabajo más inclusivos, simplemente no saben por dónde comenzar, y a veces el trabajo a realizar pareciera ser abrumador.

¿Qué se debe hacer?

Es importante recordar que, como toda travesía, el camino comienza por dar el primer paso. La pregunta ahora es, si ya sabemos a qué puerto queremos arribar ¿cuál es la ruta más segura, rápida y eficiente para llegar a nuestro destino? Dada la experiencia acumulada de quienes lo han logrado, se recomiendan tres pasos esenciales para establecer ambientes laborales inclusivos:

1. Crear un Comité de Diversidad;
2. Implementar políticas que tengan incidencia;
3. Desarrollar talleres de sensibilización.

Pasos a seguir:

I – Primero, al crear un Comité de Diversidad en la organización, es necesario empoderarlo con la responsabilizad de liderar el esfuerzo de inclusión. Éste debe estar conformado de tres a cinco colaboradores de la organización que representen la diversidad existente, o que estén genuinamente comprometidos con ella, para sesionar de manera regular.

Es importante recordar que se debe iniciar con pasos pequeños, teniendo en cuenta que hay que caminar antes de correr, pero con el tiempo se irán consolidando los esfuerzos, hasta poco a poco, ir creando un programa estructurado que se vuelva parte integral de la cultura organizacional.

II – Segundo, el comité debe desarrollar e implementar políticas que promuevan la diversidad y la inclusión, garantizando así un trato equitativo a todas las personas. Estas deben ir relacionadas inicialmente con los temas de equidad en los procesos de contratación, promoción y compensación, fomentando el respeto y la inclusión de la diversidad, y en general, tratando de garantizar que una persona se sienta valorada y parte integral de la organización.

Para que una política sea efectiva, debe tener por lo menos tres características esenciales: existir, estar escrita y ser conocida por todos, ya que de muy poco sirve que exista en el mundo etéreo, donde cada gerente puede interpretarla a su conveniencia, u olvidarla. Al estar escrita, de manera que no permita interpretaciones ambiguas, se asegura que el espíritu con la cual fue creada se mantenga, y al comunicarla a todos los colaboradores, se torna más efectiva porque serán ellos quienes con el tiempo, se convertirán en sus principales promotores y defensores.

III – Finalmente, el desarrollo de talleres de sensibilización son un elemento esencial para cimentar y consolidar un verdadero ambiente inclusivo, ya que existe una correlación directa entre la educación y la aceptación y valoración de la diversidad. Después de todo, solo se teme a lo que no se conoce.

Es por esto que educar y sensibilizar, son elementos fundamentales de cualquier programa que tenga como meta, crear ambientes laborales inclusivos, y un programa bien estructurado que garantice una sensibilización documentada y sin sesgos, permitirá que poco a poco todos los colaboradores comprendan una premisa básica: “todos somos iguales, esencialmente porque somos diferentes”.

Un proceso que lleva tiempo

Implementar estos pasos no necesariamente garantizarán una cultura inclusiva en la organización, ya que es un trabajo que puede tomar tiempo y esfuerzo, y es posible que nos encontremos con resistencia al cambio. Es necesario recordar que crear una sociedad donde la diversidad sea apreciada no es una tarea fácil, más cuando ha sido así durante tanto tiempo. Tenemos que ir desmitificando ideas que han estado arraigadas por generaciones en nuestra cultura.
Lo que si garantizan estos pasos es sembrar las semillas apropiadas y brindarles el cuido correcto para que puedan así germinar y crecer en un ambiente más inclusivo y equitativo para todos en la organización. Después de todo, recordemos que Roma no se construyó en un solo día.

Una fuerza laboral diversa e inclusiva es crítica para el éxito empresarial.
También te puede interesar
jueves 12 julio, 2018

Un total de 14 emprendimientos sociales liderados por jóvenes fueron premiados ayer, como parte de la iniciativa Jóvenes Líderes para la Construcción de la Paz, lanzada el año pasado por la Fundación Empresarial para la Acción Social (Fundemas). La iniciativa se presentó en la edición 2017 de la Semana de la Responsabilidad Social Empresarial (RSE) […]

miércoles 3 enero, 2018

“La juventud es el momento de estudiar la sabiduría; la vejez, el de practicarla.” Jean-Jaques Rousseau   La edad es el único camino que tenemos los seres humanos para ir acumulando experiencias, conocimientos y sabiduría, aunque tener más edad no siempre es garantía de esto. En la vida se debe de cometer tanto errores como […]